Asociación Diocesana de Apoyo a Personas con Trastornos de Adicción944 020 099
info@asociacion-aditu.org

Enfermedad mental y drogodependencia


noticia

Muchos no se lo tomarán en serio. Creerán que es una advertencia más para que no se acerquen o se alejen de las drogas, pero no. Esto es serio. Los expertos están siendo testigos de un progresivo aumento de personas usuarias de drogas que, además, presentan una patología mental. Esquizofrenia, trastorno bipolar o brotes psicóticos son algunas de ellas. No está claro si las enfermedades mentales son causa directa o relacionada con un consumo continuado o, más bien, el consumo ‘libera’ alguna patología latente. Lo importante es que los profesionales  tienen que enfrentarse cada vez más a una doble tarea: primero, excluir las drogas y segundo,  incluir socialmente a estas personas.

Enfermedad mental y drogodependencia

Estíbaliz Barrón, directora de la Fundación Gizakia, certifica que “existe una relación entre el trastorno adictivo y el trastorno mental y necesitamos un enfoque integral que atienda a la vez toda la problemática”. Bajo esta premisa, Gizakia ha diseñado un programa de acompañamiento a la inclusión social de personas drogodependientes que supone “repensar la manera de intervenir en la medida en que el objetivo último debe ser la reinserción social”. El programa, que cuenta con el apoyo de BBK y ha sido merecedor de uno de los Premios Alma Solidaria 2010, acoge a 1.565 personas, de las que 845 son drogodependientes y 840 son familiares.

Acompañamiento significa no sólo apoyo en la desintoxicación, sino seguimiento psicoterapeútico, acciones formativas, orientación laboral y asesoría jurídica. Es decir, el diseño de “un diagnóstico y tratamiento personalizados para averiguar cuál es el estado físico, psicológico, social, laboral, judicial y formativo de una persona para lograr su reinserción en la medida de sus capacidades porque no todo el mundo puede lograr una inclusión social plena”.

Más de una década de consumo “cronificado” y la acumulación de variables que hacen que el deterioro sea “orgánico, psicológico y social” son algunas de las características de las personas que acceden a este programa. El 60% de ellos completa la batalla inicial de la desintoxicación -unos tres meses de tratamiento- y el 21% completa el ciclo.

Médicos, psicólogos, educadores, orientadores intervienen en la identificación de las variables y el grado de exclusión de los que acceden a este programa. “Hay usuarios que, tras muchos años de consumo, llegan con todas las relaciones rotas”. En estos casos, el programa se convierte en un trabajo casi de reconstrucción que puede incluir el aprendizaje de cosas tan básicas y sencillas como el aseo personal o el hábito de tener horarios. En otros, hay que ponerse en contacto con los Servicios Sociales municipales para intentar encauzar una situación o fomentar la formación ocupacional y alfabetización informática.

A la intervención con personas drogodependientes, se suma el apoyo a sus familias, también incluído en el programa de acompañamiento. “Trabajamos con las familias porque tienen un nivel importante de angustia. Hay una tendencia a buscar culpas y lo cierto es que los drogodependientes son enfermos. Nadie busca culpabilidades en cualquier otra enfermedad y les ayudamos a entenderlo con ciclos formativos”, estima Estíbaliz Barrón.

Precisamente, uno de los valores más importantes de este programa es la atención integral que, por así decirlo, es la ‘marca de la casa’ de la Fundación Gizakia. Prueba de ello es que entre los años 2000 y 2007, el número de personas atendidas por toxicomanías no alcohólicas de forma ambulatoria en Bizkaia disminuyó más de un 23% en la red de salud mental de Osakidetza, pero aumentó casi un 95% en Gizakia.

Llegar mucho más allá de los aspectos puramente médicos, ofrecer una atención continuada y adaptada a los pacientes con mayores necesidades, disponer de un centro de día específico y contar con un amplio abanico de recursos y programas son algunas de las razones que explican el aumento de las intervenciones de la Fundación Gizakia.

Un aumento, explica Estíbaliz Barrón, ligado hoy en día al “policonsumo”. El consumo de drogas, actualmente, está unido a un contexto lúdico. “Hoy en día, se toman ‘para aguantar’. Son drogas psicoestimulantes ligadas al bienestar, a la fiesta”. Aunque el peligro es constante y real: “Estamos comprobando que la cocaína, la droga que más se consume, produce muchas enfermedades mentales”.

Te parece interesante? Compártelo:

Contenidos relacionados

  • El autorretrato como terapia para la adicción
  • Elton John y su adicción a las drogas
  • Adictos al alcohol o cannabis sufren trastorno mental
  • Beber en exceso favorece la ansiedad
  • Día Mundial para la prevención del suicidio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

TWITTER
COMENTARIOS RECIENTES
  • Ketamina

    "Mi esposa recibió ketamina para un legrado y durante casi 4 meses..."
    Posted abr 09, 2014
  • ¿Tengo una adicción?

    "Me ha ayudado mucho a comprenderlo a mi novio, sus cambios de..."
    Posted feb 20, 2014
  • Centro Hontza

    "ya passare para ablar-mos un saludo gaspar"
    Posted feb 19, 2014

Contenidos relacionados